Primeros dientes: ¿cómo aliviar a tu bebé?

La aparición de los primeros dientes de leche en el bebé puede ser una etapa desagradable para los pequeños y de angustia y estrés para los padres, que en muchas ocasiones no sabemos cómo aliviar a nuestros hijos. ¿Cuándo aparecen los primeros dientes? ¿Cómo reconocer los síntomas? ¿Qué remedios pueden ayudar al bebé? Intentamos aclarar las dudas más comunes sobre la primera dentición del bebé y os desvelamos algunos consejos para saber cómo podemos ayudarles a pasar esta etapa de la mejor manera posible.

primeros dientes bebé

Aparición de los primeros dientes de leche en el bebé

Cada bebé tiene su propio ritmo pero, en general, los primeros dientes suelen empezar a salir alrededor de los seis meses. Los primeros en aparecer son los dos dientes centrales de la mandíbula inferior, los incisivos. Después hacen su aparición los caninos, después los molares… y así poco a poco hasta los 30 meses aproximadamente.

Primeros dientes: ¿Cómo aliviar a tu bebé?

La salida de los dientes no tiene por qué ser sinónimo de dolor. De hecho, muchas mamás descubren la punta de un primer diente sin el menor signo de alerta. En el caso contrario, varios pueden ser los síntomas que nos previenen: inflamación de las encías, mejillas rojas, culito irritado o diarrea, aumentación de la salivación, trastorno del sueño o del apetito, irritabilidad, unas décimas de fiebre…

PUBLICIDAD

primeros dientes bebé

 La salida de los primeros dientes es una etapa normal y pasajera por la que todos los bebés tienen que pasar. Pero las molestias se pueden intentar aliviar. Nuestros consejos son:

  • Utiliza mordedores específicos. Es aconsejable guardarlos durante unos minutos en la nevera o el congelador para que se enfríen y alivien las encías el bebé cuando éste los muerda. El chupete frío también es otro buen remedio.

Primeros dientes bebé

  • Realiza masajes en la encía irritada con el dedo (limpio, claro está), un paño húmedo, una cuchara fría o un gel específico y realiza pequeños movimientos circulares en esa zona.
  • Consulta con tu pediatra la posibilidad de administrar a tu bebé un analgésico (respetando la dosis adecuada) o un tratamiento homeopático, como la manzanilla, en caso de que las molestias persistan y el resto de remedios no le hagan ningún efecto.

Y para que esta etapa se pase lo mejor posible, no hay mejor remedio que una buena dosis de paciencia y kilos de besos y abrazos.

Fotos: FemmeactuelleFemmeactuelle, ParentsParents, TopsanteTopsante, JournaldesfemmesJournaldesfemmes, Cliniquedentairegalt

Guardar

PUBLICIDAD