Bancos de cordón umbilical

Cada vez hay más personas en el mundo que desean conservar o donar el cordón umbilical de sus hijos. El valor potencial de la sangre del cordón umbilical del recién nacido radica en el contenido de células madre que pueden llegar a recrear componentes de la sangre humana y del sistema inmunológico. Estas células maestras pueden formar glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Este importante descubrimiento revolucionó el mundo de la medicina que vio como era posible el tratamiento y mejora de algunas enfermedades de tipo hematológico o genético (como la leucemia), gracias al trasplante de estas células en pacientes enfermos de médula ósea.  En la actualidad se investiga la posibilidad de que estas células madre puedan convertirse en células de otro tipo, como de corazón, de hígado o de riñón, lo que abriría un nuevo camino en el tratamiento de enfermedades malignas como el cáncer.

Para que estas células puedan ser útiles en un futuro, es necesario hacer una extracción de la sangre del cordón umbilical durante los 3 primeros días después de haber dado a luz, y trasladarla a un banco de cordón umbilical donde se extraerán las células madre que serán congeladas progresivamente para finalmente quedar almacenadas en un tanque de nitrógeno a 200º bajo cero. Aunque no se sabe con certeza el tiempo que estas células pueden ser viables, no hay seguridad de obtener beneficios pasados 30 años.

Cuando pensamos en conservar el cordón umbilical, tenemos dos opciones: donarlo a un banco de cordón umbilical público o conservarlo en un banco de cordón umbilical privado. La diferencia es que en un banco privado se garantiza a los padres mediante un contrato la conservación de las células durante el tiempo pactado, pudiendo ser utilizadas en un futuro para el posible tratamiento de su hijo. La donación a un banco público es solidaria y anónima y podrá ser usada en trasplantes a pacientes.

Banco de cordón umbilical público

Donar el cordón umbilical sólo es posible hacerlo en aquellos centro de maternidad que estén asociados a algún banco público. La sangre extraída será analizada para descartar posibles enfermedades que puedan ser trasmitidas posteriormente, y para determinar las características inmunológicas para la posible compatibilidad en un futuro. 

PUBLICIDAD

España es el segundo país del mundo en número de donaciones de cordón umbilical, con un total de 20.000 unidades almacenados en 6 bancos distribuidos por todo el país. El sistema público garantiza la confidencialidad de los datos de los donantes. Gracias a este tipo de donaciones, se han efectuado alrededor de 6.000 trasplantes en el mundo (hasta el año 2006).

 

Banco de cordón umbilical privado

No en todos los países están permitidos estos centros, siendo la alternativa guardarla en el extranjero. Un banco privado promete beneficios durante el periodo de conservación pactado, pero una vez finalizado este periodo, no garantizan lo que harán después con el material. Pagar por este servicio puede no ser muy rentable ya que la probabilidad de que el cordón umbilical pueda ser utilizado para uso propio, es bastante baja.  Por otra parte, la mayoría de las enfermedades infantiles son de componente genético, lo que haría inservibles las células del propio donante. En el caso de una leucemia, el donante podría beneficiarse de sus células madre almacenadas siempre y cuando éstas no contengan la información genética que haga volver a desarrollar la enfermedad. En este caso serían más útiles, por ejemplo, las células de un hermano. 

Las cifras revelan que de 250.000 cordones donados a bancos públicos en el mundo, se han hecho unos 7.000 trasplantes. Sin embargo, de los 700.000 cordones almacenados en bancos privados, tan sólo se han llegado a conocer públicamente el trasplante de 3.

También hay que considerar que en algunos países, como en España, la sangre de un cordón almacenada en un banco privado, debe ser cedida a la Sanidad Pública si ésta lo requiriera.

 

PUBLICIDAD