Heridas leves en niños, ¿cómo curarlas?

Ahora que estamos con este calor y los peques de vacaciones, es cuando aumenta mucho un fenómeno leve y por el que todos los niños pasan: las pequeñas heridas. Los niños van con manga y pantalones cortos y además, van más al parque, el campo, playa, etc…

En este post te voy a dar unas recomendaciones para cuando se produzca una de esas leves heridas. Cómo tienes que actuar para que se cure rápidamente.

Cómo curar heridas leves en niños

¿Qué es una herida?

Una herida se define como una lesión con pérdida de la integridad de los tejidos blandos: piel, tejido subcutáneo, tendones, músculos, nervios, entre otros.

Se produce por agentes externos: piedras, vidrio, tierra… o por internos, por ejemplo, un hueso fracturado.

PUBLICIDAD

Pueden ser abiertas o cerradas (hematoma = morado).

En el post voy a tratar las heridas simples, que son las que afectan únicamente a la piel y que no comprometen otros órganos: arañazos, rascadas, pequeños cortes. Este tipo de heridas las podemos curar nosotros mismos sin tener que acudir a un centro de salud. Son las típicas heridas que todos los niños se hacen jugando al aire libre, y en menor proporción, en casa.

Si la herida ves que es más profunda, tiene mal aspecto o tienes alguna duda, lo que tienes que hacer es llevar al niño a un centro de salud, porque es posible que necesite algún punto u otro tipo de cura más compleja.

Normalmente, cuando el niño se hace una herida, lo que queremos como padres es que se cure bien y lo antes posible, pero lo más importante es evitar la infección, ya que ésta, además de complicar la herida, va a retrasar o impedir su cicatrización.

¿Qué es una infección?

La infección es el resultado de una batalla entre los microorganismos que habitualmente viven en un lugar del cuerpo y otros microorganismos de fuera de esa zona que la quieren colonizar y que son patógenos, es decir, que suponen un peligro para los que había antes.

Te lo traduzco: La piel es una barrera natural para los microorganismos que viven dentro de nuestro cuerpo en perfecta armonía. Cuando se produce una rotura de ésta por una herida, ya sea por corte, rascada, etc.., es como si abrieras una puerta de entrada por la que entrarán los microorganismos que viven fuera del cuerpo, ya sea los que hay en la parte externa de la piel, o los que hay en el aire o en otros materiales con los que estemos en contacto. Como estos últimos son completamente diferentes a los de dentro del cuerpo, entran por la herida y colonizan la parte afectada y en la gran mayoría de los casos, a costa de los que ya vivían allí. Los que había allí se defienden, y en esa guerra, se produce la infección.

No siempre se produce una infección, ya que depende de determinados factores como la cantidad de gérmenes, su  toxicidad, su poder invasivo, etc., pero el riesgo con una herida siempre está, por lo que, por pequeña que sea, se ha de tratar.

Heridas leves en niños, ¿cómo curarlas?

¿Qué aspecto tiene una herida infectada?

Una herida infectada salta a la vista por su aspecto.

  • Suele tener los bordes inflamados.
  • El contorno de la herida está enrojecido con tumefacción.
  • Hay un cierto calor local.
  • Dolor.
  • Puede haber destrucción del tejido.
  • Puede haber también exudado de material purulento (pus) lo que produce una olor muy peculiar.

¿Cómo se cura una herida?

  1. Tener a mano todo lo necesario para curarla. Esta pequeña lista son cosas que siempre deberíamos tener en el botiquín de nuestras casas:
    • Guantes (de látex) desechables
    • Suero fisiológico
    • Antiséptico
    • Gasas estériles
    • Apósitos
  2. Lávate las manos con agua y jabón. Así evitarás aumentar el número de gérmenes todavía más.
  3. Si la herida sangra, primero presionamos con gasas hasta que ceda la hemorragia.
  4. Lo más importante de todo: lavaremos la herida con agua y jabón neutro. Este paso nunca nos lo podemos saltar. Es lo que más va a evitar una posible infección.
  5. Frotaremos con gasas y con cuidado el lecho de la herida para eliminar la suciedad.
  6. Después se terminará de aclarar la herida con suero fisiológico a chorro para terminar de arrastrar y limpiar todos los microorganismos de la herida.
  7. Una vez limpia y aclarada, la secamos con gasas estériles a toques suaves.
  8. Ahora toca desinfectar la herida con un antiséptico.
  9. Las heridas simples pueden ir al aire, pero si vemos que puede haber riesgo de una nueva contaminación, la podemos tapar con gasas y esparadrapo o venda de gasa.

¿Qué hacen los antisépticos y cómo se aplican?

Lo que hacen los antisépticos es:

  • Eliminar las bacterias que hayan quedado, incluso con un buen lavado.
  • Su efecto residual, es decir, que una vez alcanzado el efecto máximo de desinfección, aún durará unas horas más en el tiempo, evitará que se vuelva a contaminar.

IMPORTANTE: El antiséptico es complementario a un buen lavado con agua y jabón, nunca sustitutivo.

  • Para aplicar el antiséptico, hazlo de adentro hacia afuera de la herida y de forma circular, ya que el centro se considera que está más limpio y menos contaminado que los bordes.
  • Lo aplicaremos 2 veces al día durante 24 o 48 horas, dependiendo de la evolución de la cicatrización.

¿Qué antiséptico utilizo?

Existen muchos tipos de antisépticos en el mercado, pero no todos son la mejor opción. Te explico los más conocidos:

 

CLORHEXIDINA (Cristalmina)– Es el que MÁS te recomiendo para las heridas de los niños- No se absorbe por la piel- No produce irritaciones- Acaba con un gran número de microbios- Es de efecto rápido, unos 20 segundos, y luego dura 6 horas

– Es transparente, por lo que podemos ver con claridad si finalmente la herida se infecta.

– Usar en concentración máxima del 1%. Las hay mayores, pero ya para usos quirúrgicos.

– NO usar en los oídos

– EVITAR el contacto con los ojos

POVIDONA YODADA (Betadine)– Muy usado, pero MENOS recomendado- Acaba con un gran número de microbios- Se absorbe por la piel, por lo que no puede ser usado en lactantes ni embarazadas- Se inactiva en presencia de fluidos (sangre, pus,..)- Entorpece la cicatrización ya que daña los tejidos que se están regenerando
AGUA OXIGENADA– Sin duda, el más usado de todos, pero NO está demostrada su eficacia- Simplemente ayuda a limpiar, pero se ha de complementar con otro antiséptico
MERCUROCROMO (Mercromina)– ¿A quién no le han pintado una herida con Mercromina? Pues es PRÁCTICAMENTE INEFICAZ- Acaba con un número reducido de gérmenes- Se inactiva en presencia de fluidos (sangre, pus,..)- Puede producir dermatitis de contacto- Su color rojo evitará que podamos ver con claridad una posible infección posterior
ALCOHOL– TAMPOCO te lo aconsejo- Es un buen antiséptico si no se ha producido pérdida de continuidad de la piel- Se inactiva en presencia de fluidos (sangre, pus,..)- Escuece- Seca la piel formando una costra donde pueden quedar gérmenes y causar la consiguiente infección.

 

Lo más importante de todo ante una herida de un niño es que mantengas la calma, por ti y por él. Y recuerda, si tienes alguna duda, acude a un centro de salud.

 

Escrito por Beatriu Dàvila para EntreChiquitines.com

Imágenes: m.inmagine.com; jupiterimages.com

Guardar

PUBLICIDAD