Consejos para proteger a nuestros hijos del sol durante las vacaciones

Con la llegada del verano llegan también las esperadas vacaciones para pasar un tiempo especial e inolvidable en familia. Los niños y adolescentes van a estar mucho tiempo al aire libre y es importante que estén protegidos del sol durante las vacaciones. A continuación os damos 7 claves para fotoproteger a vuestros hijos en vacaciones:

    1. No exponer a tus hijos al sol si son menores de 12 meses, ya que su piel es todavía muy fina y tienen poca capacidad de fabricar melanina, así como un sistema inmunológico y de reparación celular inmaduros que les hace muy sensibles al sol directo. Para el paseo diario se deben utilizar sombrillas, ropa ligera, pero de trama adecuada para que foto-proteja, así como gorros y gafas de sol homologados.
    2. La crema fotoprotectora incluye todas las medidas necesarias para protegerlos de las radiaciones solares. Durante los 2 primeros años de vida, se recomiendan fotoprotectores con filtros solares físicos o minerales (dióxido de titanio, óxido de zinc, mica, talco). Actúan como una barrera física y son los más seguros, aunque menos cosméticos, pues al aplicarlos la piel se torna blanquecina.
    3. Debemos emplear filtros de amplio espectro, que protejan de los rayos UVB, UVA e IR (infrarrojos). El índice de fotoprotección solar (FPS) está medido para la radiación UVB, principal causante de la quemadura solar y el cáncer cutáneo. En Europa, el método más utilizado para la medición del FPS es el COLIPA, según el cual, para niños se aconsejan filtros con FPS de 30 a 50+.
    4. También debemos protegernos de las radiaciones UVA e IR, que penetran más profundamente en dermis y están relacionadas con envejecimiento prematuro y con el cáncer cutáneo. Aquellas cremas que cuenten con protector frente a rayos UVA suelen incorporar esta palabra rodeada de un círculo.
    5. El fotoprotector debe aplicarse unos 30 minutos antes de la exposición solar, en cantidad suficiente (2 mg/cm2), y reaplicar cada 2 horas, aunque sean resistentes a agua y sudor, reaplicar (porque se va en parte). También debemos usarlo en días nublados, pues el 75% de la radiación llega igual.
    6. Hoy en día existen múltiples galénicas y texturas, adaptadas a los distintos tipos de piel:
        • Los geles y emulsiones libres de grasa se recomiendan para las pieles acnéicas y zonas pilosas.
        • Los sprays, para superficies amplias, pues son más cómodos y fáciles de aplicar.
        • La textura en crema con más alto contenido en fase oleosa, para pieles secas y/o atópicas.
        • También existen fotoprotectores con moléculas reparadoras de ADN, tipo fotoliasa, que ayudan aún más a prevenir el daño celular.
    7. Finalmente, es importante que eduquemos a nuestros hijos para que aprendan a protegerse del sol y conozcan cuándo y dónde son mayores los efectos nocivos de la exposición solar.

 

Consejos de la Dra. Alicia Comunión, dermatóloga del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca.

PUBLICIDAD