Dormir fuera de casa… ¡Se hacen mayores!

Dormir fuera de casa es, para la mayoría de los niños, un acontecimiento que viven con gran entusiasmo porque salen de su rutina, se divierten y es algo que les hace sentir mayores. Permitirles pasar una noche fuera de casa les ayuda a fomentar su autonomía, desarrolla sus habilidades sociales y además será algo que siempre recuerden.

Hay niños que están acostumbrados a dormir en casa de los abuelos u otros familiares desde muy pequeños, pero a partir de los 6 años aproximadamente comenzarán a surgir otro tipo de oportunidades para dormir fuera de casa, como excursiones con el colegio, una “fiesta de pijamas”, un campamento, un cumpleaños que requiere pasar una noche en un lugar específico…

Nos guste o no a los padres que nuestros hijos pasen una noche fuera, permitírselo desde pequeños es algo muy recomendable para su desarrollo y si ellos nos lo piden debemos dejarles que lo hagan. Si por el contrario el niño no quiere dormir fuera de casa, es mejor no presionarle y esperar a que él lo pida cuando sienta que está preparado.

Es importante que las primeras veces que el niño duerme fuera de casa sean experiencias positivas para que quiera volver a hacerlo en el futuro. Para ello hay que evitar contratiempos que pueden surgir cuando se pasa una noche fuera, como hacerse pis en la cama. La incontinencia infantil es más común de lo que la gente cree. Niños de 7 años todavía pueden tener problemas para controlar las ganas de hacer pis por las noches. Incluso hay casos en los que el problema persiste hasta los 15 años. Lo normal es que las probabilidades de hacerse pis en la cama vayan disminuyendo según va creciendo el niño, pero si tu hijo todavía moja la cama por las noches tendrás que hablarle con calma y delicadeza para que entienda que es algo normal y no se sienta culpable.

Aunque tu hijo se haga pis en la cama también tiene derecho a disfrutar de noches divertidas fuera de casa. Para que no está asustado y se sienta siempre seguro cuando pasa una noche fuera, lo mejor es que use un producto especializado como las braguitas y calzoncillos absorbentes DryNites®, que le harán superar esta fase manteniéndole seco por las noches.

PUBLICIDAD

Las braguitas y calzoncillos absorbentes DryNites® se ajustan perfectamente a la cintura y son suaves y cómodos, por lo que el niño se sentirá como si llevara ropa interior de verdad. ¡Y nadie notará que los lleva puestos!

Dormir fuera de casa... ¡Se hacen mayores!

Si quieres conocer más sobre la incontinencia infantil te recomendamos visitar la web de DryNites® y probar gratis pinchando aquí las braguitas y calzoncillos absorbentes con tu hijo.

Guardar

Guardar

PUBLICIDAD