El colecho, ¿si o no?

La palabra colecho se entiende como la práctica de dormir con tus hijos compartiendo la cama, pero no es un hecho de nuestros tiempos, sino que desde todos los tiempos siempre se ha dormido junto a los bebés. Los humanos somos dependientes de nuestros progenitores durante casi todo el primer año de vida a diferencia de muchas especies de  mamíferos. Dormir con nuestros hijos genera debates sociales y médicos de todo tipo, actualmente muy discutidos, pero es importante saber que plantea numerosos beneficios muy discutidos por muchos, pero… ¿es realmente una práctica segura?

Según las últimas recomendaciones para llevarlo a cabo, es una práctica no sólo segura sino también muy beneficiosa para los bebés y para los padres.

Los bebés necesitan el contacto con sus progenitores, muchas veces, cuando los dejamos en la cuna lloran, gritan y hasta que no los ponemos a nuestro lado no se calman, eso no es malo, significa que  son personas indefensas que lo único que piden es sentirse arropados y queridos y sentir el calor de sus padres, esto es lo que le aportamos cuando están cerca de nosotros. Muchos niños se tranquilizan si ven a sus padres cerca y se quedan dormidos de nuevo.

practicar_colecho

El colecho, ¿si o no?

Para la práctica de la lactancia muchas madres en la sombra practican colecho, y digo en la sombra porque muchas no quieren reconocerlo a su alrededor más cercano por ser tachadas de malcriar a sus hijos o que se las tache de que es algo que está mal, pero a diferencia de esto el colecho plantea muchos beneficios para fomentar la lactancia materna, ya que por las noches los bebés demandan el pecho y necesitan varias tomas, por lo que la  única manera de que la mamá duerma y descanse es ponerse a su bebé en la cama con ella y que mame hasta que se quede dormido, mientras que la mamá descansa.

PUBLICIDAD

El tener a nuestro bebé cerca estimula la secreción de hormonas encargadas de la producción de leche, y nuestro bebé al sentir y oler a su madre dormirá tranquilamente.

Hay muchas maneras de hacerlo, o bien en nuestra cama con nosotros, o poniendo una cama extra al lado de la de matrimonio, o con cunas especiales.

Las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría aconsejan realizarlo siguiendo estas recomendaciones:

  • No practicarlo si los padres consumen alcohol, drogas o sustancias que reduzcan las capacidades de respuesta.
  • El bebé dormirá boca arriba.
  • Evitar ropa de abrigo en exceso (edredones muy pesados o mantas muy fuertes).
  • Superficie firme, sin cojines, peluches, ni en sofá estrecho, se deben evitar las superficies blandas.
  • No fumar en la zona donde el bebé duerme.
  • Si se dan estas situaciones evitar que el bebé duerma en la cama con los padres.

No sólo plantea beneficios de mantenimiento de la lactancia sino de afianzar el vínculo de padres e hijos y fortalecer el apego.

Actualmente son muchos los estudios que se hacen para investigar los peligros del colecho así como su relación con el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, pero estos estudios no son concluyentes y no aportan un dato veraz, lo que si es cierto que este riesgo aumenta si no se siguen ninguna de las recomendaciones anteriores o en padres con obesidad mórbida o bebés alimentados con fórmulas artificiales.

Hoy en día no existe evidencia científica que desaconseje el colecho en bebés amamantados con lactancia materna.

Vosotros decidís, colecho si-colecho no.

Escrito por Margarita de Toro (Matrona) para EntreChiquitines.com

Guardar

Guardar

PUBLICIDAD