El cuidado médico y las pruebas necesarias durante el embarazo

Durante el embarazo es muy importante acudir a todas las citas prenatales con el ginecólogo, la matrona o la persona encargada de seguir tu embarazo, de esta manera se puede comprobar que todo está bien y se podrá detectar a tiempo cualquier complicación.

En un embarazo normal se deberá de acudir a la clínica para las visitas prenatales: 1 vez al mes hasta la semana 28; 2 veces al mes (cada 2 semanas) entre las semanas 28 y 36; 4 veces al mes (1 visita a la semana) desde la semana 36 hasta el nacimiento del bebé. Si tu embarazo tiene alguna complicación o es considerado de alto riesgo, entonces las visitas a la clínica serán más frecuentes. 

En cada visita prenatal se te pesará, se te tomará la tensión, se te realizará un análisis de orina, se medirá tu barriga, se escuchará el corazón del bebé y, dependiendo de en qué semana de embarazo estés, se realizarán las pruebas necesarias.

Pruebas que se realizan durante el embarazo y cuándo se realizan:

  • Ecografía. Dependiendo del país o de cómo sea tu embarazo, se realizarán un número determinado de ultrasonidos. La primera ecografía suele realizarse entre las semanas 11 y 14, aunque si hay sangrado vaginal u algún otro tipo de problema, podría realizarse antes. Con la ecografía en esta etapa del embarazo se mide el tamaño del feto y se comprueba que todo está bien. Entre las semanas 19 y 21 se realiza la segunda ecografía para mirar con detenimiento los órganos del bebé, cuánto mide, y si se está desarrollando de forma correcta. En la semana 28 puede realizarse otro ultrasonido para medir el líquido amniótico, la posición de la placenta, y el tamaño del bebé. Entre las semanas 35 y 38 se comprueba mediante ecografía la posición del bebé. Si existe alguna complicación durante el embarazo, el número de ecografías podría ser mayor.
  • Análisis de sangre y de orina. Se realiza en la primera visita prenatal, para comprobar que no existen enfermedades ni condiciones como la hepatitis B, sida, rubéola, sífilis, anemia, colesterol, glucosa e infección urinaria. También se comprobará tu grupo sanguíneo y Rh. A lo largo de todo el embarazo se realizarán otros análisis de orina y sangre.
  • Triple screening. Esta prueba prenatal se realiza en la semana 14 de embarazo. Solamente se realiza si los padres lo desean. También es conocida como triple test y se realiza para determinar si el feto posee alguna alteración genética. Esta prueba no causa ningún daño al feto y se realiza para determinar 3 componentes: el estriol libre, la alfafetoproteína y la gonadotropina coriónica. El resultado de la prueba de triple screening no es muy fiable, y necesitaría de otras pruebas para poder detectar alteraciones genéticas como el Síndrome de Down.
  • Amniocentesis. La prueba de la amniocentesis se realiza entre las semanas 15 y 18 de embarazo. Esta prueba consiste en extraer una muestra del líquido amniótico para ser analizada y poder descartar defectos genéticos y cromosómicos. Solamente se realiza en mujeres mayores de 35 años, aquellas que padecen trastornos genéticos o las que tienen antecedentes familiares con alteraciones cromosómicas.
  • Test de O’sullivan. Se realiza en la semana 24 de embarazo para descartar una diabetes gestacional. Esta prueba se realiza mediante un análisis de sangre. También es necesario beber un líquido con azúcar y volver a repetir el análisis de sangre pasada 1 hora. 
  • Cultivo vaginal y rectal. Se realiza en la semana 34 de embarazo para saber si la mujer posee una bacteria llamada estreptococo agalactiae. Si la madre la tiene, podría infectar al bebé en el momento del parto. Si la prueba da positivo, la madre necesitará que se le administre antibiótico vía venosa durante el parto.
  • Monitores fetales electrónicos. Se utilizan 1 vez por semana (a partir de la semana 40 de embarazo), para medir las contracciones uterinas y el ritmo cardiaco del bebé. La prueba puede durar una media hora aproximadamente y se realiza en la clínica o consulta. Si la madre no nota movimientos del bebé, siente contracciones antes de la semana 38, o el ritmo cardiaco del feto parece irregular o anormal, también se utiliza el monitor fetal.
PUBLICIDAD