El final del verano y la vuelta al cole

Si a los mayores nos cuesta mucho volver a la rutina después de las vacaciones, imagínate lo difícil que es también para los peques acostumbrarse a los nuevos horarios. Después de haber estado todo el verano sin hacer deberes, sin madrugar, jugando todo el día y haciendo lo que les apetezca, de pronto tienen que volver a las “buenas costumbres” y tener una rutina diaria.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole. Durante las primeras semanas será un tiempo de adaptación a los horarios y los hábitos cotidianos, tanto para los padres como para los hijos. Cada nuevo curso es un reto para los niños y puede que se sientan tristes por haber dejado atrás los días de vacaciones pero también emocionados de estrenar su nuevo material escolar y de reencontrarse con amiguitos y compañeros.

Volver al cole también puede suponer para los peques un tiempo de ansiedad y nerviosismo, por ello nosotros como padres debemos ayudarles en el proceso de adaptación a su nueva rutina. Lo que puede resultarles más difícil después de las vacaciones es que sus ritmos biológicos vuelvan a la normalidad. Durante los 3 meses de verano no han tenido horario fijo para irse a la cama ni para levantarse, sin embargo esto cambia cuando comienzan a ir al colegio. Los niños ahora van a necesitar acostarse temprano para que puedan reponer fuerzas y enfrentar un nuevo día con vitalidad. Durante la etapa escolar lo ideal es que el niño duerma entre 10 a 11 horas, y una vez alcanzada la pubertad serán suficientes unas 9 horas de sueño.

incontinencia infantil

Lo normal es que los peques se acostumbren en unas semanas a su nueva rutina, pero con los cambios de horario algunos niños pueden tener problemas para contener las ganas de hacer pis. Los nervios de los primeros días de colegio pueden hacer que los escapes nocturnos sean más habituales de lo normal y que por consecuencia el niño no descanse lo necesario. Esto es algo común en niños a partir de los 3 años cuando ya han dejado el pañal y el porcentaje de que ocurra disminuye según crecen, aunque en algunos casos puede ocurrir hasta los 15 años.

PUBLICIDAD

No te preocupes si tu hijo sufre incontinencia infantil, ya que no se trata de ningún problema grave sino que es un retraso en su proceso de maduración y se solucionará con el paso del tiempo. Mientras ocurra este problema tenemos que evitar que interfiera con el sueño del niño, ya que la falta de descanso es una de las razones del fracaso escolar y falta de buena salud. Usando braguitas y calzoncillos absorbentes DryNites® por las noches el niño podrá mantenerse seco y sentirse cómodo para descansar sin interrupciones. Puedes pedir tu muestra gratis pinchando aquí.

Además este mes tienes una oportunidad única. ¡Hazte fan en Facebook de ClubHuggies y participa en el fantástico concurso de Vtech y DryNites® para ganar uno de estos 4 lotes de regalos:

  • 1 Kidi Pet TikTaK. Reloj con mascota interactiva.
  • 1 pack de DryNites(r)



El final del verano y la vuelta al cole

¡Anímate y participa!

PUBLICIDAD