El optimismo en los niños

Hoy en día, es bien sabido que el optimismo es una fortaleza humana que no solo consiste en mirar el lado positivo de las cosas, sino que además tiene efectos sobre la salud física, psicológica, reduce el estrés, etc. Entonces ¿por qué no educar a los niños en optimismo?

Además de educar en muchos otros valores, puedes ayudar a tu hijo a desarrollar un pensamiento optimista y positivo, siempre desde un punto de vista equilibrado, que seguro le ayudará en su futuro. No solo para pensar que las cosas saldrán bien, sino porque también se arriesgará a cumplir sus planes, aprenderá de sus errores para el próximo intento y será más difícil que caiga en estados depresivos y pesimistas.

Pero ¿cómo podemos educarles en optimismo? 

1. Los padres son modelos de conducta para los niños y por lo tanto es importante, como ya he dicho, ser modelos de optimismo. “¿Suelo pensar que no hay nada que hacer y que saldrá mal o por el contrario me planteo que todo irá bien y que saldrá adelante?” 

2. Enséñale pensamientos constructivos incluso de sucesos o situaciones negativas. Aunque le haya pasado algo malo siempre se puede sacar una parte positiva, aprender algo, observar los errores para no volverlos a cometer, etc.

PUBLICIDAD

3. Ayúdale a centrarse en la solución y no en el problema.

4. Cuando busquéis una solución, ayúdale a encontrar una salida que le ayude a resolver por sí mismo la situación y siempre desde un punto de vista optimista. “Puedes intentar a hacer esto la próxima vez y si te esfuerzas seguro que te sale bien”.

5. Cuando haga algo mal, desde nuestro punto de vista, crítica su conducta y no a la persona: “Eso que has hecho no esta bien” en vez de “Eres malo por hacer eso”.

6. Por último, puedes utilizar recursos como los cuentos, personajes o películas que transmiten el valor del optimismo.

 

Laura Cifuentes

Escuela de Superpadres 

www.escueladesuperpadres.blogspot.com 

PUBLICIDAD