Hermanos que pelean

Cuando tuve mi primera hija, mi marido y yo siempre estuvimos de acuerdo en que pronto le daríamos un hermanito o hermanita para tener a alguien con quien jugar y no fuera hija única. Por lo que, 2 años más tarde, llegó la esperada hermanita para que juntas pudieran jugar, crecer y ser felices.

Cuando la pequeña era aún un bebé no había mucho problema. Los primeros 2 meses fueron una etapa de ajustarse y acostumbrarse a la nueva hermanita, pero aparte de un poco de celos, parece que todo iba bien.

Los problemas comenzaron cuando la mas pequeña cumplió su primer año y ya empezó a tener su personalidad y poco a poco su independencia. Ahora, con 4 y 2 años, se quieren un montón y juegan juntas, pero también todos los días son una continua lucha para que no peleen, lo cual acaba con mi paciencia y me crea bastante estrés.

¿Por qué pelean los hermanos?

Las peleas entre hermanos son algo normal, siempre y cuando no se produzcan de forma muy violenta o constante. Niños bien educados y que suelen portarse bien, también pelean de vez en cuando.

PUBLICIDAD

Nosotros los padres debemos enseñarles a compartir y quererse, pero no siempre es fácil.

Existen varios motivos que hacen que los hermanos peleen:

  1. Celos. Los niños quieren toda la antención de sus padres y no les gusta compartirla con un hermanito/a. Tenemos que intentar no mostrar favoritismos con ninguno de nuestros hijos y demostrarles que les queremos a todos por igual.
  2. No saben compartir. Los niños pequeños no entienden lo que es compartir y piensan que prestar un juguete significa perderlo. Muchas peleas entre hermanos se producen por un juguete u objeto. Algo que mi marido y yo hacemos es comprarlo todo por partida doble. Sale más caro, pero nos evita muchas peleas.
  3. Hermanos dominantes. El hermano/a mayor puede a veces ser muy dominante sobre el hermano/a pequeño, dándole órdenes y obligándole a hacer lo que el o ella quiere. No siempre el hermano pequeño está dispuesto a obedecer al mayor, por lo que se producen las peleas.
  4. Rivalidad. Cuanto más pequeños son los niños, más rivalidad hay entre ellos. También habrá más rivalidad si se llevan entre ellos 3 años o menos de diferencia. Una manera de poder eliminar esta rivalidad entre ellos es evitar las comparaciones y aplaudirles cuando se lleven bien y compartan sus cosas.
  5. Aburrimiento. Cuando los hijos están aburridos pelean con mucha más facilidad. Intenta hacer actividades con ellos para mantenerlos entretenidos. Mi madre empieza a cantarles canciones a mis hijas cada vez que comienzan a pelearse y la verdad es que funciona muy bien.

¿Qué hacer cuando nuestros hijos pelean?

  • Enséñales otras maneras de reaccionar que no sea pelear (irse a otra habitación solo o negociar).
  • Siempre habla con ellos cuando se produce una pelea. Es importante que el niño aprenda a expresar sus sentimientos.
  • Pon reglas para llevarse bien. Los niños necesitan saber con exactitud lo que no les está permitido hacer, como dar patadas, morder o tirar del pelo a su hermano/a.
  • Deja que ellos solucionen sus propias peleas (si no son peleas graves). Si hay un ataque físico, entonces debemos enseñarles que eso no está permitido.
  • Si se portan demasiado mal se les puede castigar un rato en un rincón, contra la pared o sentado en una silla por unos minutos.

Si el niño se porta demasiado mal o se vuelve muy agresivo, habrá que consultar con un especialista.

 

PUBLICIDAD