Hiperactividad Infantil y Déficit de Atención

Según los últimos datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística), cerca del 5% de niños de edades comprendidas entre 4 y 9 años acusa Hiperactividad Infantil, siendo el trastorno de origen neurobiológico más frecuente en la infancia y, además, más acusado en niños varones que en las niñas.

El Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) se presenta a edad muy temprana y, según el DSM – IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, IV – Edition), de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos (American Psychiatric Association), se manifiesta por:

Problemas de atención:

  • Facilidad para distraerse, da la impresión de que no escuchan
  • Dificultades para terminar sus tareas, tanto escolares, como lúdicas
  • No prestan atención a los detalles
  • Presentan dificultades para organizar tareas y actividades

Impulsividad:

  • Les cuesta seguir las normas
  • Suelen caerse y lesionarse a menudo
  • Tienen poca tolerancia a la frustración
  • Responden sin reflexionar, equivocándose a menudo

Hiperactividad:

PUBLICIDAD
  • Continuamente hablan en exceso
  • Mueven excesivamente manos y pies
  • No pueden permanecer demasiado tiempo en un mismo sitio
  • Frecuentemente cambian de actividad, sin llegar a terminar ninguna, incluso durante la noche, lo que les provoca problemas de sueño

En cada niño, los problemas en estas tres diferentes áreas se manifiestan de diferente manera y además suelen presentarse otros problemas asociados, como problemas de conducta (rabietas, agresividad…), problemas de aprendizaje, de relación con los compañeros, baja autoestima, etc.

Pero, en la práctica, los criterios descritos en el DSM – IV, no son los únicos medios diagnósticos que se emplean para determinar si existe un problema de TDAH. En realidad, el proceso diagnóstico es complejo y requiere la evaluación clínica multidisciplinar de especialistas tales como neuropediatras, psiquiatras infantiles, neurólogos…

Una vez se ha establecido el diagnóstico, se aborda la estrategia terapéutica más adecuada en cada caso, a fin de atenuar los síntomas más característicos o clínicamente más relevantes del mismo.
Generalmente se emplean técnicas terapéuticas que combinan tratamientos farmacológicos con terapias dirigidas a la modificación de la conducta. En este último caso el papel de los padres es crucial, como lo es también la intervención escolar, pero en España, lamentablemente, son muy pocas las escuelas que aprueban el uso de este tipo de intervenciones en las clases.

Por último hemos de aclarar que el TADH nada tiene que ver con la inteligencia del niño, no supone ningún tipo de retraso mental. Así mismo, tampoco se trata de niños perezosos, que no muestren atención intencionadamente.

Ante cualquier duda, consulte con su médico.

Fuentes de Consulta Recomendadas (Padres de Hijos/ as Hiperactivos/ as):

–    http://www.anshda.org/
–    http://www.deficitdeatencion.org/
–    http://www.hiperactividadinfantil.com/
–    http://www.trastornohiperactividad.com/

Fuentes:

–    Instituto Nacional de Salud. Encuesta Nacional de Salud. Año 2006. Cifras Absolutas.
–    American Psychiatric Assosiation (2000),Diagnostic and satatistical manual for mental disorders( DSM IV- TR).Washington, D.C. Author.

PUBLICIDAD