Hipotiroidismo y Embarazo

¿Qué es el Hipotiroidismo?

De una manera muy simplista, podríamos resumir que el Hipotiroidismo viene a significar que la glándula tiroidea funciona de manera insuficiente (Hipo = poco).

La hipófisis produce una hormona que juega un importante papel en el funcionamiento tiroideo, pues se encarga de regularlo, activando o desconectando la actividad del tiroides. Esa hormona es conocida con la abreviatura de TSH (Hormona Estimulante del Tiroides) y su valor en sangre es el método más sensible para el diagnóstico de las alteraciones funcionales de la tiroides.

De manera que, cuando los niveles de hormonas tiroideas en sangre muestran valores bajos (como ocurre en pacientes con Hipotiroidismo), la hipófisis lo detecta y aumenta la producción de hormona TSH, cuyo valor es detectable en sangre.

No existe mejor definición que la que hace el Dr. Esteban Velasco, tras más de treinta años de investigación sobre el funcionamiento del tiroides:

PUBLICIDAD

“El hipotiroidismo es una alteración de la función tiroidea, que ocasiona un aumento en sangre de la Hormona Estimulante del Tiroides ( TSH ) por encima del límite actualmente establecido de     2.5 – 3.0 mcUI/ml”

El tratamiento del hipotiroidismo es muy sencillo: Hormonoterapia sustitutiva o complementaria, que consiste únicamente en la ingesta de fármacos a base de L – tiroxina (Levotiroxina), que reemplaza a las hormonas que nuestra tiroides no puede producir.

Citando nuevamente al Dr. Esteban, “Una persona con Hipotiroidismo bien compensado es una persona absolutamente normal, a todos los efectos.”

Hipotiroidismo y Embarazo

En Enero de 2008, la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos publicó una advertencia dirigida a las mujeres que estén pensando quedarse embarazadas, o a las que ya lo están.

“Todas las mujeres que están en estas circunstancias deben de controlar su función tiroidea, ya que un tiroides malfuncionante puede producir serias complicaciones a la madre y al feto, simultáneamente.”

  • Durante el primer trimestre del embarazo, el feto es incapaz de producir hormona tiroidea por sus propios medios. Debe, por tanto, tomarla de la madre, para el desarrollo normal de su cerebro. De lo contrario, el bebé podría sufrir alteraciones neuronales, con mayor riesgo de desarrollar retraso mental.
  • Si la madre es hipotiroidea ya diagnosticada, previamente al embarazo, sus dosis de hormonas de reemplazo, serán perfectamente ajustadas y controladas por su especialista. Por eso, es muy importante un diagnóstico precoz del hipotiroidismo, antes de la planificación del embarazo.
  • Además, el riesgo de aborto durante el primer trimestre, es mayor en mujeres con hipotiroidismo sin tratar.

FUENTES DE CONSULTA RECOMENDADAS:

Si usted o algún conocido, padece algún problema de tiroides, consideramos imprescindible la lectura de la web informativa y sin ánimo alguno de lucro, del Dr. Esteban Velasco, amplio conocedor en la materia y una excelente persona:

http://www.tiroides.net/

PUBLICIDAD