Ictericia neonatal, ¿qué es y cómo actuar?

La ictericia neonatal es bastante habitual, y aunque causa preocupación, la inmensa mayoría de las veces es inofensiva y desaparece por sí sola en una o dos semanas.

¿Qué es la ictericia neonatal?

– La ictericia neonatal es cuando un bebé tiene un alto nivel de bilirrubina en la sangre y esto le acaba produciendo un color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos.

– La progresión del color amarillento suele empezar por la cara para ir avanzando por el resto del cuerpo.

– En casos más graves puede ir asociada a cansancio y mala alimentación.

– La gran mayoría de las veces es inofensiva, aunque en los casos graves puede llegar a causar sodera y daños cerebrales o parálisis cerebral.

PUBLICIDAD

¿Qué es la bilirrubina?

– Nuestro cuerpo, continuamente va remplazando los glóbulos rojos de la sangre por unos nuevos.

– En este proceso, el cuerpo produce la bilirrubina, que es una sustancia de color amarillo.

– El hígado es el encargado de descomponer esta sustancia para ser eliminada con las heces.

Ictericia neonatal, ¿qué es y cómo actuar?

Tipos de ictericia neonatal

Ictericia fisiológica

– La causa principal en el caso de los recién nacidos es que la función que te he descrito anteriormente que realiza el hígado en la descomposición de la bilirrubina, cuando estaba en el interior del útero de la madre, era producida por la placenta. Al nacer, es posible que el hígado aún no haya alcanzado el nivel máximo de madurez, por lo que necesitará unos días para realizar correctamente ese proceso.

– Este tipo de ictericia neonatal aparece entre el 2º y 4º día y desaparece totalmente a la semana o dos semanas. Es inofensiva

Ictericia del bebé prematuro

– En los bebés prematuros, la ictericia neonatal es más frecuente, precisamente por el mismo argumento anterior. El hígado aún está menos maduro, por lo que les suele llevar más tiempo la regulación correcta del nivel de bilirrubina.

Ictericia asociada a la lactancia materna

En este caso hay dos tipos:

– Primero: A veces se produce la ictericia cuando se alimenta con lactancia materna. El motivo no es que tenga una intolerancia a ésta, si no que por alguna razón, la alimentación que recibe no es suficiente. La razón habitual es una incorrecta administración de la misma por lo que el niño no queda lo suficientemente alimentado. En este caso lo ideal es contar con una buena asesoría que te ayude a optimizar el proceso.

– Segundo: Es posible que a veces ocurra que la lactancia materna afecte de una forma diferente a cómo el hígado descompone la bilirrubina no pudiéndola extraer por los intestinos en las heces. Este tipo de ictericia neonatal suele aparecer a la semana y puede llegar a durar un mes.

Ictericia por incompatibilidad del grupo sanguíneo o Rh

– Puede ocurrir cuando el bebé posee un grupo sanguíneo o Rh distinto al de la madre.

– En este caso la incompatibilidad puede producir que la madre produzca anticuerpos que destruyan los glóbulos rojos del bebé, lo que acumulará de forma repentina el nivel de bilirrubina.

– Aparece el primer día y aunque, antiguamente era de las más graves, actualmente existe un tratamiento para la madre que hace que no genere esos anticuerpos, solucionando el problema.

Ictericia neonatal grave

Pueden existir motivos patológicos o adquiridos que den lugar a la ictericia neonatal y en estos casos, ya hay que recurrir a tratamientos médicos para solucionarla. Algunos motivos pueden ser:

– Alguna infección.

– Malformación de células sanguíneas

– Deficiencia de unos tipos determinados de enzimas.

– Sangrado debajo del cuero cabelludo debido a un mal parto.

– Ciertos medicamentos

– Niveles bajos de oxígeno

– Genética

piel amarilla recién nacido

¿Qué hago si mi bebé tiene ictericia neonatal?

– Si el pediatra considera que tiene que seguir un tratamiento especial, pues lo que hay que hacer es seguirlo… De todas formas, la mayor parte de las veces no es necesario.

– Puede que uno de esos tratamientos sea mediante fototerapia, tratamiento con luz especial que ayuda a descomponer la bilirrubina de la piel.

– En casos más graves existen más formas de tratarlas, siendo ya el pediatra el que las determinará, pudiendo llegar el caso de ingreso hospitalario.

– Como norma general lo que hay que hacer es mantener al bebé bien hidratado, y en este rango de edad, la forma de hacerlo es con la lactancia materna o artificial, según sea la que el bebé tome.

– En lactancia materna, cuanto más mejor, ya que además, favorece las deposiciones que son la forma de ir eliminando la bilirrubina.

¿Cuándo consultar al pediatra?

– Si viene acompañada de fiebre.

– Si está apático.

– Si no se alimenta bien.

– Si el color amarillo de la piel es muy intenso.

– Si va en aumento, incluso después del tratamiento prescrito por un pediatra.

– Si la planta de los pies también se pone amarilla.

 

Escrito por Beatriu Dàvila para EntreChiquitines.com

Guardar

PUBLICIDAD