La importancia del descanso en los niños

Que los niños duerman las horas necesarias según su edad es algo muy importante para su desarrollo y crecimiento, tanto a nivel físico como psicológico. Según los expertos, los niños de entre 3 y 6 años necesitan dormir al menos 11 horas al día. Según van creciendo las horas de sueño se irán reduciendo un poco, siendo necesarias unas 10 horas cuando tienen entre 6 y 12 años y alrededor de 9 horas cuando son adolescentes.

Los niños tienen mucha energía que van gastando a lo largo del día. Esa energía solo la recuperan mientras duermen, por eso es importante que el sueño sea de calidad y así cuando se levanten volverán a ser pura vitalidad. El niño que no duerme bien o lo suficiente podría estar irritable, tener un mal rendimiento escolar, trastornos en su desarrollo emocional y social, etc.

La hora de irse a dormir siempre tiene que ser algo importante para el niño, por eso se debe establecer una rutina de sueño desde que son bebés. Un buen hábito de sueño se logra teniendo un horario fijo para irse a la cama y adquiriendo otras costumbres que habrá que repetir día tras día, como darse un baño, ponerse el pijama, cenar, lavarse los dientes y leer un libro antes de acostarse. Con el tiempo el niño asociará estas costumbres con la hora de irse a dormir y cuando sea más mayor será capaz de realizar su “rutina de sueño” diaria él solito.

Además, para que el niño duerma bien tendrá que esta relajado en el momento de irse a la cama, por eso hay que evitar que realice actividades muy movidas en las dos horas antes de acostarse. Leer un cuento en familia o hablar tranquilamente antes de dormir son también maneras de conectar con ellos y mejorar su estabilidad emocional.


La importancia del descanso en los niños
Puede ocurrir que a pesar de tener una “rutina de sueño” muy bien establecida, haya otros factores que no le permitan conciliar el sueño por mucho tiempo, como cuando tienen pesadillas que les hace despertarse, o cuando tienen ansiedad por situaciones nuevas que estén viviendo en su vida.

También puede afectar su sueño otros factores como la dificultad para controlar sus ganas de orinar mientras duermen, una situación que se denomina incontinencia infantil. Hacerse pis en la cama es algo muy común en niños desde los 3 años y puede que siga ocurriendo, en algunos casos, hasta los 15 años.

PUBLICIDAD

Cualquiera que sea la situación por la que el niño no duerme bien, es importante que los padres sepan tranquilizarlos ante estas situaciones y no le den demasiada importancia para que el niño también esté relajado cuando ocurre.

Tenemos que recordar que nuestros hijos están en proceso de crecimiento y que si no son capaces de controlar la orina por las noches puede deberse a un retraso en su madurez, lo cual es normal y se solucionará con el paso del tiempo según vayan creciendo y madurando.

La mejor solución para que los niños con incontinencia infantil puedan descansar bien y que su sueño no se interrumpa, es usar braguitas y calzoncillos absorbentes como los que ofrece DryNites®, ideales para mantenerlos secos toda la noche mientras que ellos se sentirán tan cómodos como si llevaran ropa interior. Si quieres probarlos puedes pedir una muestra gratis de DryNites® de la talla y el modelo que más se ajuste a las necesidades de tu pequeño.

PUBLICIDAD