La infertilidad en el hombre

Si después de un año de tener relaciones sexuales con frecuencia y sin utilizar ningún método de planificación familiar, el hombre no logra que su pareja quede embarazada y ella no tiene ninguna limitante para concebir, se supone un caso de infertilidad masculina.

En tal caso debe confirmarse esta patología haciendo un espermograma, con la participación tanto del hombre como de la mujer. Este examen evalúa la cantidad de espermatozoides producidos y determina si hay anomalías, alteraciones o inmovilidad en ellos.

De allí se procede a determinar las causas de infertilidad y se toman medidas para realizar el tratamiento adecuado.

La infertilidad es habitualmente un problema de pareja. Aunque son reducidos los casos de infertilidad masculina se han descubierto tratamientos que rápidamente pueden traer resultados positivos.

PUBLICIDAD

Son múltiples los factores que intervienen en que un hombre sea infértil, por lo que es recomendable hacerse revisar por lo menos una vez al año, para que en caso de que haya alguna anomalía o patología, se detecte y se trate de inmediato.

Causas de infertilidad masculina:

  • Problemas inmunológicos
  • Enfermedades hepáticas
  • Infecciones genitales
  • Problemas mitocondriales
  • Cirugía prostática
  • Anormalidades anatómicas
  • Desordenes espermáticos
  • Trauma y/o torsión testicular
  • Reacciones inflamatorias
  • Hernias
  • Varicocele
  • Espermatozoides con formas anormales o que no se mueven correctamente
  • El consumo de alcohol o algún tipo de droga y el tabaco
  • Aunque la edad no interfiere tanto en el hombre hay más probabilidad de infertilidad en los hombres mayores de 40 años.

Las anteriores son solo algunas de las causas que pueden originar la infertilidad en el hombre, por lo que es necesario que si advierte que pasa el tiempo y su pareja no queda embarazada, consulte con su médico de confianza lo antes posible.

Para las personas que son conscientes de su infertilidad es importante que conozcan que existen tratamientos que se encargarán de volver realidad su sueño de ser papá.

Tratamiento:

En algunos casos con simples tratamientos hormonales a través de medicamentos que estimulan la producción de esperma y la correcta movilidad de los mismos, es suficiente. También se recomiendan hábitos de vida saludable en los que el hombre tenga una rutina física diaria, mejore su alimentación y evite el estrés.

Los tratamientos quirúrgicos para la infertilidad masculina buscan eliminar las barreras anatómicas que estén imposibilitando la producción y maduración del esperma o la eyaculación.

Existen cirugías ambulatorias que son efectivas en algunos tipos de infertilidad masculina.

Cuando hay problemas de obstrucción se hacen cirugías de reconstrucción.

Otros tratamientos son las técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial, que opera colocando espermatozoides sanos en el cuello uterino de la mujer o en el mismo útero; la fertilización In Vitro en la cual se toman óvulos y espermas sanos y se colocan en un plato especial para que sean fertilizados y luego implantados en el útero; o la Aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo en la cual se extrae semen directamente del epidídimo para su fertilización posterior por inyección intracitoplásmica.

PUBLICIDAD