La leche materna: El arte de amamantar a tu bebé

La decisión de dar el pecho a tu bebé es personal y eres tu la que lo decide. Los expertos recomiendan la lactancia materna, ya que es natural y tiene muchos beneficios para el bebé y también para la madre.

La leche materna es fácil de digerir para el bebé, le protege de infecciones y disminuye el riesgo de alergias a alimentos. 

Sin embargo, si debido a tu estilo de vida u otro motivo decides alimentar a tu bebé con leche artificial, este tipo de leche suplirá los nutrientes que tu bebé necesita para crecer y estar sano. 

La lactancia es un arte que lleva tiempo y práctica aprender, tanto para la madre como para el bebé.

Es importante que la mujer que amamanta a su hijo se cuide muy bien, ya que necesitará mucho descanso, beber muchos líquidos y llevar una dieta buena y equilibrada. La madre que da el pecho a su bebé también deberá de seguir tomando las vitaminas prenatales.

PUBLICIDAD

Evita la cafeína, ya que pasará a la leche y por lo tanto al bebé. Tampoco consumas alcohol, medicamentos que no están indicados para madres que dan el pecho, ni drogas.

Cuánta leche materna toma el bebé y con que frecuencia

La mayoría de los recién nacidos se alimentan de la leche materna cada 2 ó 3 horas, incluso podría tener días que necesitara ser alimentado cada hora. Cuantas más veces le des el pecho a tu bebé mejor, ya que de esta forma se crea una buena reserva de leche en tus senos. Lo mejor es alimentar al bebé siempre que tenga hambre, sin seguir un horario definido.

La mayoría de los recién nacidos amamantan entre 5 y 20 minutos de cada pecho en cada toma. Cada vez que le alimentes ofrécele los dos pechos, aunque quizás se quede lleno con solo uno. Si es así, en la siguiente toma ofrécele el otro pecho. Siempre ofrécele primero al bebé el pecho que está mas lleno.

Usando el biberón para alimentar al bebé con leche materna

Después de haber estado amamantando al bebé por 2 semanas, algunas madres quieres probar ofrecerle el biberón, ya sea con su propia leche o con leche artificial. Pasadas las 2 semanas, la lactancia normalmente ya se ha establecido, por lo que tu bebé no tendrá tanta confusión entre tu pezón y el biberón, aunque algunos bebés se niegan a tomar leche del biberón y prefieren el pecho de la madre.  

 

PUBLICIDAD