Los cinco sentidos del recién nacido

Los 5 sentidos de tu recién nacido se han estado desarrollando desde antes de nacer, pero es ahora cuando podrá ponerlos en práctica para aprender mientras crece y descubre el mundo que le rodea. Desde mucho antes de que abra sus apretaditos puños para explorar, agarrar y golpear objetos con los pies, tu recién nacido ya está aprendiendo a través del tacto, la vista, el oído, el olfato y el gusto.

EL TACTO

El tacto es muy importante para el recién nacido porque es a través de las caricias y los besos que se sentirá amado y protegido. Su piel es muy sensible y a través de ella puede sentir también los cambios de temperatura. A través del tacto el recién nacido reacciona con reflejos, como cuando aprieta nuestro dedo si lo colocamos dentro de su manita.

LA VISTA

El recién nacido solo puede enfocar bien objetos que se encuentran cerca de su carita (entre 20 y 30 cm), por eso te mirará fijamente cuando lo tienes en brazos. Poco a poco su vista irá mejorando y podrá enfocar cosas que estén más lejos. Cuando acaban de nacer, los bebés son además muy sensibles a la luz fuerte.

EL OIDO

Los recién nacidos son muy sensibles a cualquier tipo de ruido fuerte y se sobresaltan si escuchan a alguien gritar, un ladrido de un perro, el ruido de la aspiradora… En cambio otros sonidos como la voz suave de los padres o una música tranquila les gustará y les relajará. También les calma escuchar el latido del corazón de la madre, ya que es un sonido que reconocen de cuando estaban en el útero materno.

EL GUSTO

Los bebés pequeños suelen poner caras muy graciosas si prueban algún alimento agrio o amargo como el limón. Su sabor preferido desde que nacen es el dulce, como la leche materna. A partir de los 6 meses (cuando se les introduce alimentos sólidos) comienzan a rechazar ciertos tipos de sabores y texturas que les resultan desagradables. Con el tiempo se irá acostumbrando a otros sabores.

PUBLICIDAD

EL OLFATO

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados en el bebé cuando nace. Su olor preferido es el de su madre y puede reconocerlo si se encuentra entre otras mamás. Cuando tenga hambre girará su cabecita hacia donde se encuentre su madre. El recién nacido también puede reconocer el olor de otras personas cercanas, como el papá.

PUBLICIDAD