Qué es la costra láctea y cómo tratarla

Una de las afecciones inofensivas más comunes en los lactantes de menos de 3 meses principalmente, pero que puede llegar hasta los 3 años, es la costra láctea.

Costra láctea es el nombre que se da a una dolencia cutánea llamada dermatitis seborreica cuando ésta se produce en bebés. Como ves, el nombre es un poquito feo, o feísimo, pero es una diferenciación que se hace, porque cuando se padece de adulto, puede no ser tan inofensiva en algunos casos.

Esta afección produce unas escamas, principalmente en el cuero cabelludo del bebé, que pueden ser de color blancas, amarillentas o grisáceas y pueden tener una textura gruesa o costrosa.

 Qué es la costra láctea y cómo tratarla

 

PUBLICIDAD

¿Por qué se produce la costra láctea?

Aunque no está del todo demostrado, parece ser que en algunas partes de la piel se produce una producción excesiva de grasa, y esto, combinado con un hongo que tenemos en la piel llamado Malassezia, puede producir irritación y en definitiva, la costra láctea.

Consideraciones sobre la costra láctea

  • A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con la leche, ni materna ni artificial, ni con nada relacionado con la alimentación del niño.
  • A veces, las escamas pueden  salir en otras zonas del cuerpo del bebé, como alrededor de la nariz, los oídos, los párpados, pestañas, cejas o incluso en las ingles.
  • La costra láctea no es contagiosa.
  • Tampoco se debe a una falta de higiene.
  • No se trata de una afección alérgica.
  • Es totalmente inofensiva.
  • Se cura sola, la inmensa mayoría de las veces, incluso si no se realiza ningún tratamiento.
  • Muy pocas veces hay recurrencia, es decir, una vez se cura, la mayoría de las veces ya no vuelve a salir.
  • Muy excepcionalmente puede producir un poco de picazón, pero lo notarás en los niños un poco más grandes, porque los bebés no se van a rascar… pero es posible que estén más irritables
  • El único problema que tiene la costra láctea es estético.

¿Cómo tratar la costra láctea?

  1. Lo que recomiendo a las mamás en mi consulta y que les funciona bastante bien es empapar bien el pelo con aceite de almendras dulces o aceite de oliva media hora o tres cuartos antes del baño.
  2. En este tiempo, va bien que durante un rato masajees el cuero cabelludo del bebé, de una forma muy suave con los dedos, sin querer arrancar la costra. De lo que se trata con este masaje es de reblandecer para lo que viene después, no extraerla con él.
  3. Cuando ya bañes al niño, lávale bien la cabeza con un champú muy suave y luego asegúrate de que lo has enjuagado bien.
  4. Cuando ya lo hayas sacado del baño, cepilla el pelo con suavidad. Verás que le irá desapareciendo.
  5. Seguramente no desaparecerá en un día, por lo que tendrías que repetir las operaciones anteriores a diario hasta que desaparezca del todo.
  6. Cuando ya no tenga, baña al bebé cada día, pero usa jabón sólo 1 o 2 veces a la semana.

¿Cuándo puede ser necesario acudir al pediatra?

  • Si tu bebé presente costra láctea en zonas donde  no tiene pelo.
  • Si utilizando el aceite de almendras dulces y el masaje durante unos días, no ha mejorado nada y empeora.
  • Si la costra láctea cubre áreas extensas del cuerpo del bebé.
  • Si el área de piel afectada presenta signos de infección como enrojecimiento, se vuelve dura, empieza a drenar (supurar) y/o se nota caliente.
  • Si el bebé está inmunodeprimido y presenta costra láctea.

Escrito por Beatriu Dàvila para EntreChiquitines.com

Guardar

PUBLICIDAD