Salsa casera de tomate frito

Con esta sencilla receta de salsa de tomate frito puedes aprovechar la abundancia de tomates de la temporada, embotarlos y disfrutar de una rica salsa casera todo el año. Utilízala para las comidas preferidas de los peques, como los espaguetis, las albóndigas o las pizzas.

INGREDIENTES

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento rojo

PREPARACIÓN

  • Empezamos esterilizando los botes de cristal en los que conservaremos la salsa de tomate. Para ello, ponemos a hervir agua en una olla grande, introducimos los botes y sus tapas y dejamos hervir durante 15-20 minutos. Dejamos enfriar el agua, retiramos los botes y sus tapas y los dejamos encima de un trapo limpio sin que los bordes toquen nada.
  • En una sartén, ponemos un chorro de aceite y pochamos la cebolla, el ajo, el pimiento y el calabacín picados.
  • Cuando las verduras estén rehogadas, añadimos los tomates cortados en cuartos. Rehogamos.
  • Ponemos las verduras en el vaso de la batidora y trituramos bien. Si queremos que la salsa nos quede más fina podemos pasarla por el chino.
  • Vertemos en los botes y los cerramos bien.
  • Dejamos reposar boca abajo hasta que se enfríen (o hasta el día siguiente).
  • Llenamos una cazuela con dos dedos de agua y cuando rompa a hervir, introducimos los botes de salsa de tomate (boca arriba) y los esterilizamos al baño María durante 15 minutos.
  • Dejamos enfriar y conservamos los botes boca abajo (de manera que el aire no pueda entrar en los botes y se nos pierda la salsa).

salsa-casera-tomate-frito_2

Guardar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD