Cómo Reconocer los Primeros Síntomas del Trabajo de Parto – Mira cuáles son

PUBLICIDAD

La mayoría de las mujeres que viven la experiencia del embarazo, suelen sentir preocupación con respecto al parto. Esta preocupación no importa si es su primer embarazo o ya ha tenido experiencias de partos previamente ya que cada uno de los embarazos puede tener sus características muy particulares.

La pareja, y demás familiares que conviven con la mujer embarazada, también sienten inquietud al respecto. Es importante que todos manejen suficiente información para que, llegado el momento de dar a luz, no se asusten y puedan actuar con calma teniendo claro lo que sucede y lo que deben hacer.

Sin embargo, siempre existen dudas, incertidumbre y un poco de temor con relación a los primeros síntomas del trabajo de parto. Por eso, a continuación hablaremos de forma detallada sobre cuáles son los más comunes en todas las situaciones y cómo reconocerlos. 

Cómo Reconocer los Primeros Síntomas del Trabajo de Parto - Mira cuáles son

Primeros síntomas del trabajo de parto

Cada mujer, de acuerdo a su condición física e incluso mental, puede experimentar diversos síntomas de trabajo de parto. También puede depender de la condición de salud de feto y de cómo se encuentre posicionado. Te invitamos a conocer los primeros síntomas del trabajo de parto más comunes.

Explosión de energía o anidación 

Muchas mujeres concuerdan en que, por “casualidad”, y a pesar de que no siempre la fecha de parto era en esa semana, de pronto sintieron un ímpetu y unas ganas inexplicables de terminar de arreglar la pañalera que llevarían al hospital o de decorar la habitación del bebé.

PUBLICIDAD

Luego de esto, y aunque la fecha no era tan próxima, el parto por razones diversas, se daba en las horas o días cercanos. Este fenómeno ha tratado de ser explicado y se asocia con el llamado “Instinto de anidación”. Es como si un llamado de la naturaleza te dijera que debes tener el “nido” listo a tiempo.

Suele ser prácticamente uno de los primeros síntomas, antes de los más perceptibles. Puede ser muy subjetivo y difícil de identificar.  Normalmente, en las últimas semanas de embarazo, debido a la posición del feto, el tamaño de la barriga y otros malestares, las mujeres más bien están cansadas.

Si de pronto, sin razón lógica aparente, la futura madre muestra mayor energía de la normal y deseo de arreglar todo, puede ser que presente este síntoma así que es bueno que le presten atención porque seguramente luego se presentarán los que mencionaremos a continuación.

Expulsión de tapón vaginal 

Existe una especie de tapón de moco vaginal que sirve de protección al bebé durante el embarazo. Días u horas antes del parto, comienza a ser expulsado de forma natural por partes durante la orina, o de una vez. Se puede reconocer porque al salir, se observa un líquido o flujo amarillento, rojizo o un poco marrón.

Romper fuentes

El líquido amniótico dentro del cual se encuentra flotando en el bebé en el útero, sale justo cuando llega el momento del parto. En algunos casos, es inconfundible porque la mujer comienza a botar mucho líquido sin poder controlar. En otras mujeres el proceso es diferente y puede resultar algo difícil de reconocer.

En la mayoría de las películas y novelas, reflejan que justo cuando comienza el trabajo de parto, tal vez el primer síntoma totalmente reconocible es cuando la mujer rompe fuentes y comienza a botar tanto líquido que empapa todo a su alrededor.

Esto no siempre sucede así, algunas mujeres lo botan lentamente, confundiéndolo con orina. Además, que es la sensación que produce, de ganas de orinar incontenibles. Puedes reconocer que es líquido amniótico porque aun cuando sientes que terminaste de orinar, el líquido sigue saliendo y es más espeso.

Cómo Reconocer los Primeros Síntomas del Trabajo de Parto - Mira cuáles son

Contracciones o dolores de parto

Aunque muchas mujeres afortunadas comentan no haber sentido contracciones antes del momento del parto, es común que cuando comienza el trabajo de parto las mujeres sientan unas leves contracciones en el vientre. Al principio se asemejan a un dolor de vientre por menstruación

Primero, son suaves e intermitentes. Aparecen, duran muy poco, produciendo dolor y escalofríos y desaparecen por un rato. Sin embargo, a medida que el momento de dar a luz se acerca, se van intensificando hasta mantenerse mucho más constantes.

Se debe monitorear la frecuencia de estas para saber cuándo es el momento del parto. Luego el dolor se volviendo más insoportable. También se siente mucha pesadez en el bajo vientre y en la espalda. La mujer siente necesidad de colocarse de rodillas apoyada en la cama o hasta caminar.

 

PUBLICIDAD