Viajar a Dublín con niños

Uno de los destinos más recomendados para viajar en cualquier época del año y donde toda la familia disfrutará de las opciones de ocio y culturales más variadas es Dublín. Muchas compañías ‘low cost’ ofrecen precios asequibles a todo tipo de bolsillos, por lo que planeando con antelación nuestra escapada podremos comprar un vuelo barato a Dublín. Si además quieres aprovechar al máximo el tiempo de tu visita a la capital irlandesa y ahorrar dinero en tu viaje, deberás adquirir la ‘Dublín Pass’. Esta tarjeta permite el acceso gratuito y sin tener que hacer fila a los principales monumentos de la ciudad durante 1, 2, 3 ó 6 días.

Dublin_con_ninos_2

Teniendo en cuenta que muchos atractivos son gratuitos, como el Ayuntamiento, algunas iglesias y la mayoría de los museos, te recomendamos que compres la de 1 o la de 2 días ya que será suficiente tiempo para administrarte los puntos de interés que requieren de una entrada. Si tus hijos tienen entre 5 y 15 años el precio de la Dublín Pass de 1 día os costará 21 euros y la de 2 días 35 euros; para vosotros la de una jornada cuesta 39 euros y la de dos 61 euros. Además, debéis tener en cuenta que el precio de ida y vuelta del autobús del aeropuerto al centro de Dublín es de 12 euros por persona y con la Dublín Pass os saldrá totalmente gratuito.

Dublin_con_ninos_3

Lo más característico de Dublín

  • Dublinia. La mejor forma de despertar el interés de nuestros hijos por la ciudad a la que hemos viajado es visitando en primer lugar Dublinia. Es una de las atracciones más visitadas de la ciudad, incluido su precio en la Dublín Pass, y en la que podréis viajar en el tiempo de la mano de los diferentes escenarios que representan la época de los vikingos y la Edad Media. Toda la familia podréis aprender cómo era la capital irlandesa siglos atrás mientras os fotografiáis en divertidos decorados, jugáis, tocáis…

Dublinia_Dublin

  • Museo de Leprechaun. A todos los niños les encanta el simpático símbolo de Irlanda: el Leprechaun. Se trata de una especie de duende con barba pelirroja y vestimenta de color verde que invade todas las tiendas de la capital. Para conocer más sobre este personaje mitológico, os recomendamos visitar el Museo de Leprechaun en el que toda la familia os transportareis a un mundo donde la fantasía y la magia serán las protagonistas. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y con la Dublín Pass el acceso es totalmente gratuito.

Museo_Leprechaun_DublinMuseo_Leprechaun_Dublin_2

  • Barrios turísticos. Tanto para degustar la gastronomía irlandesa como hacer las compras de nuestro viaje, los dos lugares más recomendados son las zonas de O’Connell Street y Temple Bar. Precisamente en éste último podréis visitar el centro cultural The Ark donde los más ‘peques’ disfrutarán de todo tipo de actividades. Restaurantes, tiendas, animación callejera; éstos son los barrios más turísticos de Dublín y donde os recomendamos alquilar un apartamento en Dublín si queréis acceder a pie a los principales atractivos.

temple_bar_dublin_2 temple_bar_dublin

Naturaleza y cultura para toda la familia

  • Phoenix Park. Aunque Dublín cuenta con numerosos espacios verdes, el Phoneix Park es el más grande del continente europeo y donde podréis visitar el zoológico. De hecho, este zoo es uno de los más antiguos pero en el que es posible ver de cerca las especies animales más variadas. Pero sin duda, una de las características principales de este enorme parque es que en él se pueden ver familias de ciervos que habitan en sus amplias explanadas a la vista de los atentos turistas.

phoenix_park_Dublin

  • Merrion Square. En pleno corazón de Dublín se encuentra otro parque muy recomendado para ir con los niños durante nuestro viaje: el Merrion Square. Paseando por él encontraréis diversas estatuas de personajes famosos relacionados con la historia irlandesa, entre los que destaca Oscar Wilde. Pero además, desde allí estaréis a pocos metros de los museos de Dublín más visitados ya que además de su importancia cultural son totalmente gratuitos.

merrion_square_Dublin

  • Museos. El Museo de Historia Natural es uno de los espacios que más gustarán a los niños ya que en él se encuentran completas colecciones de la fauna y flora de nuestro planeta expuestas de una forma didáctica y fácil de entender para toda la familia. Aunque a los más pequeños no les gustará tanto, también podéis visitar sin coste y sin apenas desplazamientos la Galería Nacional y el Museo de Arqueología.

Si viajamos con bebés…

Si nuestros hijos son muy pequeños o no están acostumbrados a visitar los monumentos más importantes de los destinos que recorréis, podréis llevarlos a otros puntos de interés de Dublín que merecen la pena conocer. Dos de ellos están dedicados a las dos bebidas las famosas de la capital irlandesa: el Guinness Storehouse de la cerveza homónima y la Destilería Jameson de la conocida marca de whisky. Imprescindible también dedicar unas horas a la joya por excelencia de la ciudad, el Trinity College. Además de ser una de las universidades más antiguas del mundo, en su interior se encuentra el valioso libro de Kells; su entrada siempre es de pago ya que no es válida con la Dublín Pass.

trinity_college_Dublin

Imágenes: www.dublin.eswww.visitdublin.com